sábado, 20 de marzo de 2010

6.- ¿La última, por favor?

Hola,

Ir a comprar a un mercado me angustia. Es algo que me agobia. Yo soy chica de super. Compras a tu rollo, pagas y te vas. Pero un mercado amigo mio es otra cosa.
Debes pedir eso que estaba olvidado que se llama "la tanda" o "la vez". El otro día confieso que pequé y tuve que ir a una plaza de barrio a comprar. El puesto de fruta estaba plagadito de señoras mayores con sus carros de compra último modelo y cestitas de la compra de cuadros tipo Burberry. Se ve que eso es lo más. Creo que han acudido a la pasarela "Boquería" y se ponen al día de las últimas tendencias.
Total, que como no tenían numerito para pasar debes decir eso de:
- ¿La última, por favor?
Lo de por favor, sinceramente creo que les suda mucho que se lo digas o no, pero una es educada por defecto de fabricación y lo dice.
Me tocó una viejecilla por la espalda y me dijo que era ella. Por cierto, que me hundió su dedo índice huesudo en mi hombro. La cosa pintaba fea. Masificación de jubiletas y contacto físico no consentido.
Le digo que vale, y espero mi turno. A la buena señora que le había dado la tanda a ella, lo mismo le dio un apretón o algo que se esfumó. La dulce viejecita se convirtió en una especie de Belcebú con ganas de sangre y me dio hasta miedo. Hubiera pensado que tenía la regla de no ser porque hacía 40 años que le había dejado de bajar.
Creo que se acordó de todo el árbol genealógico de la evaporada por arte de magia y su nerviosismo iba en sintonía conforme creía que le iba a tocar.
Cuando ya se había hastiado de insultarla, resulta que vuelve la otra con un:
- Perdone, que he ido un momento que se me pasaba la tanda de la carnicería.
Y la otra le responde:
- No se preocupe.
Yo sólo puse esta cara:
- ¬¬
Moraleja:
Cuidado con la vieja pelleja.
Ok, me lo he inventado, pero no se me ocurría ninguno.

B-sos!!!

8 comentarios:

no more dramas dijo...

Yo soy de mercado pero me pongo un poco nerviosa cuando voy, sobre todo con las pescaderas que no paran de peguntar qué quieres cuando sólo estás mirando lo que te conviene, eso sí, allí te llevas un montón de piropos!
Con las colas yo lo que hago es memorizar la gente que hay cuando llego al puesto, cuando todas se piren, me toca! es un forma super cutre de no preguntar por el último :P

ay, un beso, reina!

Bluess Swing dijo...

Pues a mi el mercado me gusta, pero sin obligaciones, si ese día me apetece, pues vale...aunque se tiene que ir sobradillo de tiempo porque los imprevistos pueden ser varios....el súper es apuesta segura y si no cambian las cosas de pasillo mejor, porque yo voy a piñón fijoooooo....

Uno dijo...

Yo no soy de tandas. Lo mio es pasar desapercibido. Llego observo y me encolo detrás de quien supongo el último sin piar. Si alguien viene y pregunta "¿la última?". Me vuelvo y contesto con contundecia "yo", luego recupero mi posición normal mostrandole mi masculina espalda.

Saludos

Nía dijo...

Es mejor comprar por Internet, pero hay cosas
q es preferible comprar cara a cara y en el
típico mercado de barrio, tampoco es tan malo

calpurnia dijo...

jajajaja

¿será cuestión de entrenamiento? ir más para aprenderse una las mañas para tener turno en dos puestos y llegar a tiempo........ jejejeje

besote

Justa Osadía dijo...

No more dramas, tú eres lo que llaman en el argot del mercado "la clienta silenciosa" xDDD.

Bluess, a mi es que me tiene algo desencantada esto de los mercados. La calidad es a veces peor que un super, se llena de viejecitas pesaditas,...etc. Pero bueno, cuando hay que ir, hay que ir ¿no?

Uno, jajaja me encanta.

Nía, si yo no digo que sea malo, pero a mi me puede.
Por cierto, bonita foto de perfil xDD.

Calpurnia, ahora eso es lo más. Es la técnica de guerra del mercado. Y otra técnica, es como hizo esta mujer, poner a parir a la otra y cuando aparece como si no hubiera abierto la boca. Un crack de mujer jajajaja.

B-sos!!!!

Saltinbanqui dijo...

Buena moraleja.
:)

Justa Osadía dijo...

Saltinbanqui, es una moraleja Almodovariana xDD